La extinción de las órdenes religiosas, el conde de Tojal y el primer periodo de inversión

1834–1899

El liberalismo llega al poder y los cambios se sienten inmediatamente. El 30 de mayo de 1834 se extinguen las órdenes religiosas masculinas y se nacionalizan sus bienes. Los bienes de Tojal, incluyendo la finca de Abelheira, son adquiridos en subasta pública por João Gualberto de Oliveira, conde de Tojal. Él invirtió en la propiedad e hizo obras de mejora, lo que originó una nueva fase en Abelheira, en la que se abandonaría la fabricación de papel con el sistema antiguo y se empezaría a producir papel de escritura y de impresión, ya con una calidad relativamente superior. La fábrica de papel de Abelheira se convierte en una de las principales proveedoras de papel sellado para el reino. Tras el fallecimiento del conde, en 1852, la fábrica quedó en manos de su cuñado, William Smith, quien haría grandes mejoras. La fábrica de papel de Abelheira era, en ese momento, la única industria de papelería del distrito de Lisboa, con más de 100 trabajadores.